miércoles, 12 de diciembre de 2018

Todo cambia... cuando tienes una curul


Cuando se inauguró el teatro-bar El Hábito, en 1990, mi ex directora Jesusa Rodríguez hizo escuela de un cabaret político por primera vez en México con base en bromas y albures que no fuesen machistas, que no se burlaran de la víctima sino del victimario, y que no se basaran en características congénitas (el tamaño del pene, o si ustedes quieren —para que no se escandalicen— de la verga, de los senos o, si ustedes prefieren, de las tetas; de la edad, o sea, de la ruquez o que “no se le pare”, o de la orientación sexual, o el color de piel, por ejemplo). Yo me sumé con gran entusiasmo a su equipo de trabajo como guionista, en gran parte por esa razón, poniendo el insulto en boca del opresor, en lugar de hacer que el público se burlara del oprimido. Pero, supongo, todo cambia cuando te rodeas de otras asesoras más abusadas que creen que no hay nada más importante en el mundo que el poder y la fortuna, si no por la fuerza —ya veremos— por la suplantación, en lugar de esas pendejadas feministas, y te prometen un zócalo a reventar en lugar de tu pequeño teatro, y una curul de senadora.  Ayer, Jesusa Rodríguez fue una de las morenistas que votaron a favor de la ley a la medida para Taibo II, quien profiere expresiones que ella no habría permitido en su cabaret si no fuera en boca de los villanos: del patán del que hay que hacer mofa, no al que hay que defender. Por lo demás, el problema no son las leperadas, ni “el decir las cosas por su nombre”, sino que sea el machismo el que las nombra siempre, y el precedente que sientan las leyes a la medida… como en los tiempos del PRI.  


lunes, 10 de diciembre de 2018

Malú Huacuja del Toro por Héctor Cortés Mandujano

Casa de citas/ 405
Malú Huacuja del Toro


Héctor Cortés Mandujano
27 de noviembre de 2018
En octubre de 1988, mi amiga María Eugenia Reyes me regaló y dedicó un libro (ahí puso la fecha) en la costumbre que teníamos de compartir nuestros descubrimientos literarios: Crimen sin faltas de ortografía (Plaza y Janés, 1986), de Malú Huacuja.
La novela es divertida, pese a que trata de dos crímenes (en “Lo siniestro”, Sigmund Freud propone que El fantasma de Canterville, de Wilde, no espanta porque es ridiculizado por el autor). Los muertos son Ignacio Sepulcro Barragán, odiado por muchos, e Isabel Nieto, amante del primero, y la narradora vuelve simpática la historia por algo que sólo logran conseguir los que conocen con claridad una clave que resulta difícil de explicar, comprender y aplicar en literatura: el tono.
Elia Mericce, quien sigue de cerca a los chafas investigadores de los crímenes y quien sabe con exactitud por qué y cómo murieron Sepulcro e Isabel, cuenta todo con el desparpajo de los que ven la vida como entomólogos. Dice, por ejemplo (pp.61-62): “A mediodía, Maricarmen llegó con un pollo rostizado para comer y ciertas informaciones. No reproduciré en estas páginas el diálogo que sostuvieron, porque tengo hambre…”
Más adelante habla de otra mujer, Guadalupe (pp. 80-81): “Conocía ese tipo de mujeres: se sienten dinámicas, competentes; efectivas. Pueden tener veinticinco hijos sin problemas. Pueden educarlos con la misma atención que al primero, e incluso contar chistes, de vez en cuando”.
Otra de sus notas (p. 103): “La señora escuchó el discurso de Fabiola con una atención envidiable (digo esto porque, a mí, muy poca gente me oye cuando hablo…)”
En su descripción personal, Elia, la narradora, dice que (p. 130) se está quedando calva. Nada que ver con la autora, Malú Huacuja, a quien en la contraportada la vemos con tremenda mata de pelo negro.
Otros elementos narrativos divertidos en Crimen sin faltas de ortografía (el primer asesinado dirigía un taller de escritura creativa) son las aclaraciones a pie de página que sitúan lo narrado en un pasado y a la narradora en un futuro sin fechas. Cuando en algún momento menciona a Chespirito (p. 11), el pie de página dice: “Nombre de un evento propio de las televisiones de hace años, que proyectaban imágenes y sonidos”; Radio UNAM (p. 31) es una “estación antecesora de Radio Pirata”; en la página 78 Malú muestra otra vez sus dotes de adivina (no olvidemos que la novela se publicó en 1986) cuando dice: “Fue justo en estos tiempos cuando comenzó a gestarse el actual Plan Nacional de Desaparición de la Música”, que ahora nos queda claro con el reguetón y otras plagas, y cuando menciona el Valium anota (p. 108): “Nombre de una de las pastillas que se vendían en farmacias, antes del estallamiento realista”.
Ilustración: Alejandro Nudding
***

Casi no hay nada tan privado como la lectura en silencio.
Tal vez sólo el sueño
Malú Huacuja del Toro,
en Crueldad en subasta
Malú me mandó una linda carta hace tiempo...

jueves, 22 de noviembre de 2018

El Día de Agradecimiento Esquizofrénico en Estados Unidos


Hoy es un día particularmente absurdo entre los muchos días esquizofrénicos de Estados Unidos, pues se celebra la “acción de gracias” a los pueblos originarios a los que después los colonizadores regresaron a aniquilar. Y es particularmente insostenible este año en que sus soldados apuntan a la frontera y los votantes de Trump creen que su gobierno no tiene nada que ver con las razones por las que los centroamericanos y los mexicanos emigran.

En este día absurdo, cabe recordar que la campaña de xenofobia en Estados Unidos y Brasil para elegir presidentes fascistas fue instigada en redes por granjas de troles pagadas, específicamente dirigidas a las clases medias más racistas y resentidas, sin elementos para contextualizar sus vidas, y que lo mismo está ocurriendo en México contra los hondureños. De cada diez cibernautas que me he encontrado haciendo comentarios horribles contra los migrantes, resultan tener perfil de bot… los diez. Pero así empezaron en Estados Unidos y aunque sea con falsedades lograron instigar los peores impulsos en la peor parte de la población, ahora ya indomable. (Sin eximir la responsabilidad que tuvieron en esto los demócratas, imponiendo a una candidata indefendible, y sin ignorar la historia de los grupos supremacistas que efectivamente existen en EE.UU., pero que fueron reactivados con esto.)

En este día absurdo los invito a leer esta reflexión del físico cuántico y escritor tijuanense Jesús A. Castañeda (tristemente fallecido a los 37 años), quien se preguntaba dónde empieza la patria: "TIJUANA: LA CIUDAD Y LA FRONTERA" por Jesús Castañeda

domingo, 18 de noviembre de 2018

¿Cuándo fue la última vez que pensabas en Honduras antes de esto?


De las cosas más deshonestas y recalcitrantes de los ricos cuando los pobres se organizan es el alegato de que “los están utilizando”. Así dijeron de los zapatistas aquel 1o. de enero de 1994, cuando le declararon la guerra al gobierno de Salinas de Gortari. De pronto todos preocupadísimos por la “manipulación” a un grupo poblacional que siempre les había parecido despreciable y, cuando no inexistente, utilizable para la siembra de la droga que se meten y el trabajo doméstico, o hasta para hacer libros y películas. Así dicen ahora de la caravana de migrantes hondureños, cuando ni siquiera sabían donde estaba Honduras en el mapa, y mucho menos quién era Berta Cáceres y por qué fue asesinada. No les interesaba saber por qué las cosas son insoportables en Honduras.
     ¿Les sorprendería enterarse de que el infierno hondureño fue ocasionado, además de por el gobierno de EE. UU., por Felipe Calderón? Sí: ese Felipe Calderón que antes era, según ustedes, la causa de todos sus males, también lo fue para los hondureños. 
    Como siempre me sucede, voy escribiendo contracorriente: ahora estoy terminando un libro que me encargaron unos trabajadores inmigrantes, precisamente mexicanos y centroamericanos que se unieron para defenderse. O sea: todo lo contrario de ustedes.
     Y, por cierto, ninguno de estos trabajadores se parece a García Bernal, quien ahora protagonizará una película “de migrantes” dirigida por el hijo de Cuarón.
     No voy al ritmo de la moda porque este trabajo se originó al revés de como suelen elaborarse los libros sobre la gente que se organiza, o las desgracias: no me puse a hacerlo para construirme una carrera como escritora (yo ya tengo carrera; no necesito hacerme un nombre de las tragedias de nadie), ni me puse a entrevistar a mi sirvienta o a escribir una película de mi nana para hacerme de un gran futuro, y no me esperé a que ocurriera la desgracia para tener algo terrible de qué hablar. Estoy donando todas mis regalías potenciales a ese colectivo de trabajadores.
     Las historias que escucho rebasan mi imaginación. Me encuentro terminando la traducción en inglés (el libro es bilingüe y se publicará aquí), trabajando a todo vapor, en pláticas por acá con el editor, haciendo lo posible para que salga en Navidad, mientras veo en redes a mis compatriotas más cretinos repetir calamidades xenofóbicas contra los migrantes hondureños. Ay, por favor. ¿Cuándo fue la última vez que pensabas en Honduras antes de esto? Aquí te dejo un mapa, para que siquiera sepas dónde está.



domingo, 11 de noviembre de 2018

Advertencias sobre nuestro futuro en el nuevo libro de Bob Woodward


Los supersticiosos buscan señales en las cartas sobre el futuro de nuestro país en relación con el imperio del que siempre dependemos. Mi amor y yo, en cambio, estamos leyendo Miedo. Trump en la Casa Blanca, el nuevo libro de periodismo verdaderamente investigativo sobre el ascenso de Trump al poder, escrito por Bob Woodward, a quien hoy los jóvenes identifican más por la película Todos los hombres del Presidente (Pakula, 1976) que por haber efectivamente leído sus reportajes sobre el caso Watergate... En fin. Siquiera la película está basada en hechos reales.
     En todo caso, una de las revelaciones que más me han impresionado de este nuevo libro es que, en 2010, cuando los diabólicos diseñadores ultraderechistas de propaganda política empezaron a preparar a la estrella del reality show más exitoso del momento para que fuera Presidente del país más poderoso del mundo, lo primero que atacaron fue la postura de Trump sobre el aborto, explicándole que a partir de ese momento tenía que ser provida:
     «Para empezar, nunca ha habido nadie que gane las precampañas republicanas que no sea provida —le dijeron— y desafortunadamente, tú estás a favor del derecho a elegir. Tienes un historial de donaciones para los tipos a favor del aborto, los candidatos a favor del derecho. Y has hecho declaraciones. Tienes que ser provida, en contra del aborto… Y tienes un historial»
     «Eso se puede arreglar —contestó el cinicazo Trump—. Nada más dime qué soy. Yo soy… ¿cómo lo llamas? Provida...»
     El siguiente aspecto que requería maquillaje es que Trump no es un votante asiduo, que nunca ejerce su derecho al voto, lo cual es una hipocresía mayúscula en quien quiere llamar a la gente a que vote para ponerlo en la silla presidencial. Trump ignoraba que, aunque el voto es secreto, hay registros públicos sobre la frecuencia con la que cada ciudadano vota… Y resultaba que la única vez que votó en unas elecciones de precampaña fue a favor de Rudolph Giuliani, su actual abogado.
     Sí: leyeron bien. Antes de postularse para la presidencia, la única vez que el neofascista Trump usó su credencial de elector, fue a favor del futuro alcalde neofascista de Nueva York, quien es ahora el enlace con nuestro presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, a través de nuestro futuro canciller, Marcelo Ebrard.
Eso, que parece no importarle ni preocuparle a ninguna mexicana ni mexicano, puede ser clave en nuestro futuro.


domingo, 4 de noviembre de 2018

Hoy en el maratón de NY, la carrera por Ayotzinapa


El día de hoy tiene lugar en Nueva York el maratón urbano más famoso y más concurrido del mundo, con dos millones de espectadores. Ahí correrán por Ayotzinapa los maratonistas de Running for Ayotzinapa, un colectivo de deportistas fundado por don Antonio Tizapa, padre de uno de los 43, quien radica en Estados Unidos trabajando para mandar dinero a su familia. Don Antonio es corredor amateur y desde hace cuatro años que perdió a su hijo comenzó hace a correr para visibilizar la impunidad del narcogobierno mexicano. "Es por nuestros hijos, pero también porque no queremos que algo así le suceda a tu hijo o a un familiar tuyo", explica.  Empezó con otros dos corredores (uno de ellos primo de otro de los 43) y ahora tiene más de 300 maratonistas. Los mexicanos en Nueva York  casi ya no corren con la bandera de México si no es por Ayotzinapa. Este  colectivo permite que los jóvenes inmigrantes tengan una comunidad con la que se entienden, una especie de extensión de la familia que les falta; que se mantengan alejados de las drogas (ellos tienen que entrenar duramente para el maratón y levantarse de madrugada antes de ir a sus respectivos trabajos), y que estén informados sobre lo que ocurre en su país, e involucrados.
     A cada uno de estos corredores —me consta—, los reclutó don Antonio personalmente. No recibe un centavo de ninguna organización. Todos los esfuerzos, las camisetas y la parafernalia deportiva la paga con su dinero, resultado de su trabajo. Eso es lo que ha estado haciendo en estos años el hombre al que nuestro futuro presidente llamó “provocador” y a quien sus votantes llamaron “el Judas de Ayotzinapa” por haberse atrevido a cuestionarlo (seguramente porque nuestro presidente electo es Jesucristo).


martes, 30 de octubre de 2018

Francia y Brasil: una nota de advertencia

Por lo que escucho en la radio al otro lado del océano, en Francia están aterrados con Bolsonaro. Tal vez porque ya vivieron a Sarkozy… Pasan día y noche transmitiendo reportes y entrevistas a analistas sobre lo horripilante que es Bolsonaro… Lo que nadie menciona es que esto también está siendo ocasionado por la cleptocracia que permiten las propias “izquierdas” electorales o “progres” (o en EEUU los demócratas). Esa corrupción irrefrenable desde el gobierno es permitida por la propia ciudadanía. Los que ven perfectamente excusable que un político "de izquierda" como Dilma o Lula o Correa o AMLO o Rosario Robles estén metidos en corruptelas y desfalcos. Es más: están dispuestos a solapar el saqueo siempre y cuando sea “corrupción progre”, hasta que la ultraderecha se cansa y ya fortalecida los mete a la cárcel. Creen que le hacen un favor a la izquierda volteando para otro lado cuando las Sheinbaum andan en enjuagues raros, pero no es así. Puede que sólo estén pavimentando el camino a las ultraderechas, fortaleciéndolas.

martes, 9 de octubre de 2018

Aunque no lo crean, hoy es un buen día para México

Aunque no lo crean, hoy es un buen día para México y para la gente cuerda que todavía existe en nuestro gran país. Hoy por la noche, la periodista de cultura (ésa sí) Carmen García Bermejo recibirá el Premio Nacional de Periodismo Cultural “René Avilés Fabila” 2018 en la categoría de proyecto periodístico en página web por el extenso e irrefutablemente documentado reportaje sobre el fraude multimillonario de Salinas Pliego, operado por nuestro futuro secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán.
     Carmen García Bermejo destacó durante más de dos décadas  por su periodismo de investigación en la sección Cultura de El Financiero y fue jefa de información de La Digna Metáfora, entre otros medios. Es autora de uno de los pocos libros que documentan  la corrupción en el Conaculta de la que se beneficiaron muchos de los intelectuales orgánicos que hoy apoyan a AMLO: 25 Infamias Culturales/1988-2008 (2008) y coautora de Salinato 2.0/Reflexiones desde el periodismo cultural sobre el retorno de Carlos Salinas de Gortari al poder (2014). En 2016 obtuvo el Premio Nacional de Periodismo otorgado por el Club de Periodistas por su entrevista con Francisco Toledo.  
     Lamentablemente en México se reparten tantos premios espurios periodísticos y literarios que es necesario aclarar  y más digno de difundir cuando uno sí es meritorio. En tiempos en los que está por celebrarse en la Feria del Libro del Zócalo un “foro” bautizado con el nombre de la gran farsante del periodismo cultural, recaudadora de reconocimientos y doctorados mal habidos a niveles ridículos,  los nombres y las aclaraciones cuentan.  Sobre todo en periodismo. Es necesario decirle a la premiada que sabemos que no está interpretando una farsa como otras, y que se lo agradecemos.
     Sugería Leonardo Sciascia que la mejor forma de mantener impunemente a un pueblo bajo el control del narcotráfico es confundiendo a las masas hasta un punto en el que ya no puedan identificar dónde está el mal, el crimen o el desfalco. Nosotros le agradecemos a la periodista que siempre haya tratado de desenredar esas falacias.
     Si tienen tiempo,  vayan a felicitarla al Museo de la Ciudad hoy a las 7 p.m.

Quienes quieran leer su reportaje premiado: https://t.co/fgFz9O6wWs

Carmen García Bermejo

Del libro "Salinato Versión 2.0"

lunes, 8 de octubre de 2018

La hija de Lucio Cabañas se solidariza en Nueva York con la causa de los 43 normalistas de Ayotzinapa

"Yo era un niña cuando nos tocó el caso Cabañas. Y era una niña también con el caso Aguas Blancas. Y con el caso coprero, el caso Digna Ochoa, La Parota… Cuando nos tocó que masacraran a mi familia, con tanta crudeza, con tanta deshumanidad; con tantas violaciones, y no sólo de derechos humanos; en cárceles clandestinas, en campos militares, que ya decimos: ¿De qué se trata?”

La hija de Lucio Cabañas se solidariza en Nueva York con la causa de los 43 normalistas de Ayotzinapa

http://radiobilingue.org/features/la-hija-de-lucio-cabanas-se-solidariza-frente-a-la-onu-con-la-causa-de-los-43-normalistas-de-ayotzinapa/

jueves, 27 de septiembre de 2018

Ayotzinapa cuatro años: hija de Lucio Cabañas acompaña a padre de estudiante en NY


Ayer , en la marcha de solidaridad en Nueva York por los 4 años del secuestro masivo en Iguala de los estudiantes de Ayotzinapa,   nos acompañó Rosario Cabañas, la hija de Lucio Cabañas, quien habló de la diferencia entre tener y ser (el capitalismo contra la existencia misma), y de que hay que recordar que Iguala, antes de estar controlada por el narcotráfico y anegada de fosas comunes, es la cuna de nuestra bandera, y Guerrero de grandes héroes, como el Benemérito de la Patria que da nombre al estado (y su propio padre, para no ir más lejos). Nos contó por qué Carlos Montemayor le puso de título Guerra en el paraíso a su estupenda novela, la cual trató de eclipsar el salinismo con la pésima novela de Aguilar Camín (La guerra de Galio, ridiculizando a la guerrilla). No les cuento más porque de todo eso nos enteraremos en entrevista exclusiva por Marco Vinicio González en Radio Bilingüe. Esta mujer fue desaparecida, violada por soldados mexicanos a los diez años de edad y torturada dos años en un campo de concentración del Ejército. El Estado mexicano tenía la intención de acabar con ella, pero no pudo, y ahora marchó en solidaridad con don Antonio Tizapa, padre de José Antonio Tizapa Legideño, estudiante de Ayotzinapa desaparecido por el Estado.



miércoles, 5 de septiembre de 2018

Senador por un día


Por un par de horas estrella
senatorial te creíste
con tu voto inconveniente
pero justo en la querella.

Hasta que habló el Presidente:
soñando te descubriste,
titerillo en la epopeya…
¡De tu curul te caíste!

#SenadoMorena #Monreal #CuartaTransformación
https://www.animalpolitico.com/2018/09/morena-verde-diputados-velasco-mayoria/

jueves, 23 de agosto de 2018

Adiós a Huberto Batis


Hubo un tiempo en que en México existió verdadera crítica y reseña literaria, no promociones por encargo. Fue en gran medida gracias al Suplemento sábado de #HubertoBatis. Habiendo podido usar esa publicación de trampolín para ocupar puestos de funcionario (por su hermano político y por él mismo), la dedicaba a los libros. El suplemento abarcaba todas las facetas posibles de la actividad cultural, incluida la de la industria del entretenimiento —alguna vez me encargó una columna de reseñas de programas de televisión—, combinadas con la erotomanía que lo caracterizaba. Pero quizás lo más sorprendente, tradicional y original del suplemento es que la literatura nunca dejó de tener un lugar preponderante: los libros y los escritores eran la noticia de primera plana y no la columnita de la última página. 
      Mis condolencias a su esposa, a sus hijos y a todos sus seres queridos, que son muchos. A todos los escritores y críticos a los que formó y / o impulsó; en los que creyó, y que también somos muchos, aunque no todos se lo reconozcan.

martes, 14 de agosto de 2018

Nuevo libro sobre polémico congreso de literatura policíaca

Felipe Cabello hace un recuento de crónicas del polémico segundo congreso de literatura políciaca en lengua española, celebrado en su tierra natal, San Juan del Río, Querétaro, entre las que se cuentan la mía y la de Armando Ponce. Recientemente, su recopilación fue publicada en el libro Crónica de San Juan del Río Querétaro (Secretaría de Cultura, 2017), coordinado por Ubaldo Neftalí Sáenz Bárcenas. Aquí les comparto lo que corresponden a las entrevistas que me hizo (aunque confieso que, como buen documentalista, me tomó por sorpresa: no sabía que iba a publicar todas mis cartas off the record, o, como decíamos antes, «con grabadora apagada», ja, ja. Está bien. Yo no tengo nada qué ocultar).

Nuevo libro sobre el polémico congreso de literatura policíaca celebrado en San Juan del Río, Querétaro, en 1987

sábado, 14 de julio de 2018

De telenovelas, futbol, rusos tristes y mexicanos eufóricos


A mí de la Copa de Futbol lo único que me ha gustado son los guapos jugadores de todos los países y las #CrónicasRusas del maestro de cine documental y luchador social Salvador Díaz Sánchez, quien es conocido además por su afición al futbol (nadie es perfecto). Claro que éstas no son sólo de futbol, porque —a diferencia de la mayoría de sus compatriotas—, sabe por dónde anduvo. Si no las han leído, les recomiendo que se den una vuelta por su espacio Facebook y las disfruten. Es un diestro cronista de lo más entretenido, con un ojo clínico que les va a contar lo que no apareció en ningún programa ni video sobre la Copa.

     Gracias a su recuento, me acordé de mi propio viaje a Rusia, justo después de que cayó el Muro de Berlín y ganó Yeltsin. Pero hay algo que me llama mucho la atención de las crónicas del maestro Salvador: dice que los rusos andan tristes, que no se ríen, y que eso marca una diferencia enorme respecto a los mexicanos, que aún en las más duras circunstancias nos ponemos a bromear. En su foro hay quienes han especulado que esa tristeza es inherente a su cultura o al estalinismo, y eso me sorprende muchísimo.


     Me explico: cuando yo fui, vi todo lo contrario; una euforia desatada por las calles. Estallidos de risas y algarabía, porque la gente sentía que “acababa de vencer al viejo régimen” (¿les suena conocido, mexicanos?). Yeltsin era todo un héroe que se había plantado frente a los tanques militares en la intentona golpista. La pobreza se iba a acabar, porque el nuevo gobierno castigaría la vieja corrupción que había derrochado todos los recursos en gastos militares inútiles y había matado de hambre a la gente. Por fin habría libertad de expresión en los medios y la gente dejaría de ser espiada.


     La gente vivía un furor místico. Los jóvenes andaban con walkmans (precursores de smartphones en la era digital), símbolo de liberación. Todo el tiempo sonaban cornetas de triunfo en sus oídos porque al fin habían acabado con el régimen totalitario y venía un cambio. A los mexicanos (que casi no había por las calles), nos abrazaban, pues eran fanáticos de una telenovela estúpida de Televisa, Los ricos también lloran, protagonizada por Verónica Castro. No entendían que en México las señoras de la limpieza no son de ojos verdes porque allá hay muchas mujeres pobres de ojos claros. Todo esto lo conté en una crónica para la sección cultura de El Financiero sobre cómo a las rusas también las engañaba Televisa, aunque fuera por equivocación (y recibí muchas críticas del entonces embrión de propagandista de AMLO, Jaime Avilés). Para ellos, esa telenovela representaba “el cambio” a un nuevo sistema maravilloso, que era el capitalismo.

     La calle era una fiesta. Se tumbaban estatuas. Cambiaron el himno. Cambiaron la bandera. Se bebía vodka y se escupía con euforia al viejo régimen estalinista, así como hoy los mexicanos celebran haber derrotado al viejo régimen salinista (no que sea lo mismo pero sólo le falta una “e” y una “t”).

    Pero ahora, en cambio, 27 años después, según nos cuenta el maestro Salvador, no se ríen para nada. Tal vez, en medio del festejo, no se fijaron a quiénes estaban instalando en el poder del llamado nuevo régimen y a cuántos del viejo nada más estaban reciclando dentro de un nuevo capitalismo. Tal vez debieron haber exigido una aduana de revisión de equipaje político a los funcionarios de la dictadura anterior, en medio de tantos aplausos para el viejito canoso Yeltsin. Pero no. Era demasiado pedir. Ya habían detenido los tanques de guerra”. “No me arruines mi fiesta”, decían. “Esto es por lo que soñé toda mi vida y todos mis antepasados”.

     Y bueno, se estaba instalando en la Duma una nueva dictadura, la de Putin, con algo del viejo estalinismo (donde también envenenaban periodistas) combinado con el nuevo capitalismo; con sofisticados sistemas de espionaje al servicio de oligarcas. Aunque iban a poder disfrutar de telenovelas de Televisa, su futuro estaría en manos de más tiranos, controlado por más propaganda (más sofisticada) de expertos de la vieja KGB. Sus redes de trata de personas y prostitución son inigualables, a decir de sus propios funcionarios. Su propio presidente presume que su país tiene las mejores putas del mundo y nadie protesta porque dicen que “es broma”. Hoy andan tristes, aunque tengan futbol.

     Yo sólo espero que eso no suene conocido en unos años, precisamente porque no nos fijamos a quiénes instalaban en el ¿nuevo? régimen, por "no aguar la fiesta". ♦

---



Malú Huacuja del Toro, Moscú 1992


jueves, 12 de julio de 2018

En retrospectiva


Como muchos de ustedes saben, soy hija de un periodista que primero fue valiente pero se corrompió y traicionó a su gremio después del 68. Me rebelé contra él y desde entonces sigo una trayectoria distinta. Es por tal razón que procuro no asumir que los hijos son iguales a sus padres sólo por llevar el mismo apellido, hasta que comprueben ellos mismos lo contrario (como los hijos de Taibo 2, los hijos de Krauze, etc.). En aquel entonces yo creía que iba a haber otras hijas e hijos como yo que no necesariamente iban a seguir el ejemplo de sus padres si no los consideraban dignos de ser emulados; que no iban a clonarse en ellos, pero ya no estoy tan segura. Cuando era niña conocí al padre de esta mujer, muy amigo del mío (imagínense), al que apodaban El Negro Sansores. Era presidente del PRI. Ella siguió sus mismos pasos, habla de él con un gran orgullo a pesar de que se supone que su partido “luchó” contra el de él (con cojinazos de hule espuma), y lo rebasó en su capacidad para convertir en virtud pública un acto moralmente deleznable, como es el de gastar cerca de 700 dólares en mandarse a hacer un vestido de modisto y una mascada con los rostros de los 43. Ante el reclamo, ella alegó que el dinero lo pagó de su bolsillo y no del erario, sin darse ya cuenta de que el gasto en sí implica un gesto faraónico insultante, con un dinero que los familiares de los estudiantes de Ayotzinapa habrían invertido en algo mucho más necesario.

Aquí tienen ustedes a la senadora bailando en el Estadio Azteca de Televisa el día del cierre de campaña de AMLO. Comparte esta Layda Sansores de la burla si tú, al igual que el padre Alejandro Solalinde, crees que 30 millones de personas no pueden estar equivocadas.  



domingo, 10 de junio de 2018

Para que no digan que estoy tratando de dividir los votos hacia el PAN y el PRI

Amigas, amigos y enemigos:
Para que no digan que estoy tratando de dividir los votos hacia el PAN y el PRI, voy a dejar de criticar a AMLO de aquí hasta que pasen las elecciones, Yo, de lo que representa Morena, ya les advertí documentadamente durante diez años (sus alianzas con la ultraderecha no son nuevas), y ya me opuse cuando se pudo a sus charlatanes intelectuales ilegítimamente premiados. Ya lo interpelé cuando todavía no tenía la fuerza del ejército que va a tener, es decir, cuando vino a hablar aquí y todavía no era Presidente. Pero también protesté contra Peña Nieto todas las veces que vino a hablar a la ONU y eso los pejistas no lo vieron. Voten por su infierno de confianza y hablamos luego. Los dejo con esta reflexión del analista político Paul Street sobre Trump y la oposición autoritaria e inauténtica (que conste que no está hablando de AMLO):
«Sí, es horrible [se refiere a Trump, no al PRIAN]. Mucho de lo que dicen los liberales [Partido Demócrata de EEUU] sobre Donald Trump y el escalofriante momento político que representa la presidencia de Trump es bastante cierto.
»Trump es realmente el archiautoritario y narcisista maligno que los liberales dicen que es. Trump cree que merece gobernar a la nación como un monarca absoluto o algún ridículo dictador de una república bananera. Él cree que está por encima de toda la ley, en consonancia con el dicho de Louis XIV L'État, c'est moi («el Estado soy yo»). La noción de que Trump puede perdonarse a sí mismo de cualquier delito en realidad es el colmo de la arrogancia imperial.
»Trump realmente no valora nada más que el avance de su propia riqueza e imagen. No hay persona, ni principio, ni lealtad superior que no esté dispuesto a sacrificar en el altar del yo… Esta bestia racista y sexista azota a la nación y al mundo con su presencia espantosa y ecocida. Cuanto antes exhale su último aliento inmerecido, mejor para todos los seres vivos (o tal vez no: Mike Pence podría ser peor).
»Bien, pero ¿por qué este despreciable insulto anaranjado a la decencia humana común ocupa la Casa Blanca? Posee la oficina más poderosa del mundo porque el Partido Demócrata ha sido y sigue siendo lo que Sheldon Wolin, científico político de Princeton, de izquierdas liberales, llamó ‘la Oposición Inauténtica’. ‘Si los demócratas de alguna manera fueran elegidos’, propuso Wolin a principios de 2008, no harían nada para ‘alterar de manera significativa el rumbo de la sociedad’ ni por ‘revertir sustancialmente la deriva hacia la derecha’... La timidez de un Partido Demócrata hipnotizado por los preceptos centristas escribió Wolin, ‘señala el hecho crucial de que para los pobres, las minorías, la clase obrera y los anticorporativistas no hay un partido de la oposición que trabaje en su nombre’. Los demócratas corporativistas trabajarían para ‘marginar cualquier posible amenaza a los aliados corporativos de los republicanos’».

lunes, 23 de abril de 2018

SHAKESPEARE SIN «SELFIE » QUE LO DESTRUYA


SHAKESPEARE SIN SELFIE    QUE LO DESTRUYA
Antipostales de Nueva York*

Hoy es el cumpleaños de Shakespeare. Se sabe muy poco de su vida porque no nació en un tiempo de periódicos ni televisión ni redes sociales. La noticia eran sus obras. A nadie se le ocurrió entrevistarlo, por ejemplo. La gente no escribía diarios ni ensayos personales. No estaban de moda las autobiografías.  

     Ahora que tenemos más publicadores que escritores, esto da qué pensar: ¿habríamos preferido enterarnos más de los argüendes de Shakespeare que leerlo? En la actualidad, sabemos mucho más de la vida y las selfies de un escritor que de su obra.

     En México, nuestro narcopaís, donde la industria editorial es un reflejo más de la corrupción a gran escala, ese fenómeno alcanza niveles hiperbólicos con los publicadores metidos en política, pero condecorados como grandes escritores, por una parte, y los políticos publicando sus dizque autobiografías, por otra.

     ¿Cuántos ladrillos  lleva ya Salinas y quién se los escribió...?

      ¿Quién compró el libro de Rosario Robles, Con todo el corazón? ¿Quién la exoneró por eso? ¿Cuántos le creyeron?

     Además de los libros que sólo los funcionarios públicos corruptos o asesinos creen que los exculpan completamente por el hecho de escribirlos (o de mandarlos a hacer por encargo), vivimos una era en la que la postura política de un escritor es lo único importante de él. Su obra es respaldada no por sus lectores, sino por sus propagandistas en redes sociales.

     La noticia no es qué obra estrenará el dramaturgo o qué  libro escribió el novelista, el poeta, sino por quién va a votar. Los premios literarios, sin duda alguna, se entregan no a su obra publicada sino a su elección partidista.

     En ese contexto, hay que agradecer que verdaderamente lo único que podemos leer de Shakespeare son sus obras. 





------------

*Columna que solía aparecer en La Digna Metáfora y que me habrían publicado en algún periódico si gustaran mis posturas políticas, no mis obras.