jueves, 3 de mayo de 2012

Lo que en manos de Josefina Vázquez Mota huele a orines y mierda, en Poniatowska es Chanel No. 5 por obra del espejismo


De izq. a der.: Aguilar Camín, Monsiváis, Salinas y Poniatowska
Recientemente un amigo enarbolaba un argumento en contra de la derecha mexicana diciendo que, de llegar al poder, la candidata presidencial católica Josefina Vázquez Mota pavimentaría las calles para que los niños pobres no durmieran sobre tierra. Esto fue, creo, una broma. Pero lo que no es broma es que Elena Poniatowska, la candidata a una futura secretaría de cultura del movimiento progresista (es un decir),  ayer le propuso exactamente lo mismo al jefe de gobierno de "las izquierdas": que quite la cerca con estacas del estanque rectangular  frente al Monumento a Álvaro Obregón para que los niños de la calle y su perro puedan jugar a gusto. ¿No debería tratarse de que no haya niños de la calle? Lo de menos es dónde jueguen. Pero para ella "era bonito verlos quitarse la ropa (hacerla un tambachito) y meterse en calzones en los 50 centímetros de agua, corretearse y reír felices" (ir aquí al enlace de la crónica de Poniatowska).  Menos mal que no dijo que "ríen infelices", pues sería una descripción poco populista de la ganadora del corrupto concurso de novela Alfaguara y del premio Rómulo Gallegos, entre otros muchos reconocimientos obtenidos con trampas, y que hasta hace un año pedía por lo menos una vez cada seis meses doctorados honoris causa “por derecho de plaza”, como dice otro amigo (es decir, como los narcotraficantes, para que me entiendan). A quien esto dude y crea que realmente hubo un gran mérito literario, le bastará con leer la propia crónica que aquí enlazo, en la que el parque es "feo y chamagoso", y sobre todo, las reacciones rabiosas de sus seguidores —mas no lectores— cuando alguien que sí leyó atentamente, señala (respeto la ortografía y sintaxis del comentarista):
Hola Elena, al mencionar lo de "chamagoso" me percaté de lo nefasta que ha sido tu influencia en el modo de escribir (chamagoso) en varias generaciones: con tu estilo "banda" has hecho que la literatura se abarate, se malbarate. No discuto el fondo de tus escritos: la forma es la que causa verdadera tirria, causando la amarga sensación de cuánto subestimas la inteligencia de tus lectores. Saludos.
                                                                José Corral.
La propaganda contra lo mismo que hace Poniatowska.






Yo sí discuto el fondo de sus escritos: no debería haber niños de la calle, ni con estanque ni sin él, ni con cerca “de puntas de flecha” (quiso decir estacas con puntas en forma de flecha, pero el premio se le enredó en la pluma), ni chamagosos, ni “riendo felices”, ni infelices, ni cerca ni lejos de la explanada en la que “se yergue un asta bandera siempre sin bandera” (quién fuera Premio de Novela Rómulo Gallegos para escribir así). Elena Poniatowska sabe que su demanda será leída por el jefe de gobierno Marcelo Ebrard, quien, por cierto, a principios de su administración instauró el Premio de Novela Elena Poniatowska para quedar bien con la atemorizante política y periodista metida a novelista sin vocación. Pero su demanda no corresponde a la de una futura secretaria de cultura del movimiento que se llama progresista. Parece, en efecto, la de la candidata presidencial del PAN: que quiten la bardita para que su perro y los niños de la calle puedan chapotear, como diría la princesa que ve el mundo en diminutivo.

9 comentarios:

  1. Que la cuelguen del asta... pero hasta arriba... je.

    ResponderEliminar
  2. Óscar Enrique Ornelas4 de mayo de 2012, 2:00

    ¿Cómo os atrevéis a hablar así, inmunda plebeya, de la princesa Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor, hija del principe heredero Jean Joseph Evremond Sperry Poniatowski, descendiente directo del rey Estanislao II Poniatowski de Polonia? ¡Retroceded, os digo, retroceded!

    ResponderEliminar
  3. KRÓLEWSKIE STOŁECZNE MIASTO KRAKÓW

    Kraków dawna stolica Polaków !

    ResponderEliminar
  4. Malú Huacuja del Toro4 de mayo de 2012, 11:15

    Óscar y Conde Polish: Yo no sé qué se puede hacer contra el crimen organizado y la delincuencia, pero sí sé qué se puede dejar de hacer. Estoy convencida de que la solución no está tanto en "actuar" como en privarse de ayudar a los demás a ser criminales. Abstenerse de justificarlos, defenderlos, comprenderlos, explicarlos ante los demás.

    Por ello, nunca defendí la promoción que hizo Elena Poniatowska de Gloria Trevi, la proxeneta que reclutaba púberes para que su amo Andrade las secuestrara, se las cogiera y las obligara a mamarle el pene a cambio de una carrera artística, y que fue absuelta precisamente porque no hay justicia. Desde entonces había motivo para suponer que Poniatowska no era una mujer justa ni recta. No tenía que convertirse en una periodista íntegra, pero podía no haberse llenado la boca de elogios cuando era un secreto a voces lo que Andrade estaba haciendo. No tenía por qué hacer una investigación profesional, propia de una reportera y cronista que no era, pero podía no haber declarado que "quisiera que su hija fuera como Gloria Trevi". No tenía necesidad de incurrir en esos despropósitos para hacerse publicidad. Ahí empezaron mis críticas. Lo demás es un "formidable burdel".

    ResponderEliminar
  5. ahh si, la izquierda verdadera... digo colaboracionistas de siempre...

    ResponderEliminar
  6. No muy diferente de JVM, indeed.

    ResponderEliminar
  7. GRACIAS, incordiante Malu Grillo

    ResponderEliminar
  8. El asunto con Enanita Pontetoska, es que es una escritora, aunque no del régimen, sí del estado, y escribirá sólo cosas, con olor a naftalina que ayuden a la conservación del estado. Por eso puede aparecer en la célebre foto, formada por enanuras, al lado de Salinas impunemente y a tan sólo tres lugares del Señor de los Gatos, en un momento cumbre donde la renta que le dio haber vivido el naftalinero sesenta y ocho, renueva su contrato y aumenta de precio. El poder de los medios es tan grande, que nos hacen pasar a escritores más bien normalitos como Monsivais, Pontetoska o Fuentes, como los grandes creadores. Y a los grandes creadores como Salvador Elizondo, Arreola, y otros medio grandes como R. Heredia, pasan en proporción, desapercibidos, sólo haciéndosele justicia a Rulfo por la razón de salir barato al haber escrito poco. Entonces nos tenemos que tragar ese puto estilito de escuela rural donde nos enseñan de la nación, de los héroes y de la moral patertotémica, donde el escritor puede hacer exactamente cuanta cosa impúdica se le ocurra, como caminar del brazo al lado de un organgután, pero el lector, debe conservar su moral íntegra, no debe tener malos pensamientos y debe comprender que la emisora de mensajes no es sólamente creadora, sino más que Dios, pues es dadora de creación, es decir, es lo inaudito, ¡el nombre de un concurso! Y para que concursar hoy, si -como dijera mi suicida amigo Fernando Paredes- cualquier cosa que hagas la subes a la red y en 5 minutos está a la orden de quien la busque en el mundo, no se necesitan los concursos. El mundo de olor a beca, es del pasado, Fuentes fue con perdón de los presentes, uno de los que más olían a beca, con lujo de paradoja, guarda celosamente la explicación de porque no recibió el nobel, en cada una de sus letras, y toda esa generación-camada-cochornosa prebabyboomeriana, no es otra cosa que un despilfarro de dinero a favor de unas cuantas letras, mal acomodadas y de poco valor literario. Ya viene una "nueva" generación de escritores televisa ya más babyboomeriana, que ahora nos explican los conceptos no de la revolución, sino del estado posterior que aún sufrimos, nos dan una nueva moral y mucha, pero mucha porquería escrita. Y así, siempre vamos atrasados. Perdón, pero así es.

    ResponderEliminar
  9. El asunto con Enanita Pontetoska, es que es una escritora, aunque no del régimen, sí del estado, y escribirá sólo cosas, con olor a naftalina que ayuden a la conservación del estado. Por eso puede aparecer en la célebre foto, formada por enanuras, al lado de Salinas impunemente y a tan sólo tres lugares del Señor de los Gatos, en un momento cumbre donde la renta que le dio haber vivido el naftalinero sesenta y ocho, renueva su contrato y aumenta de precio. El poder de los medios es tan grande, que nos hacen pasar a escritores más bien normalitos como Monsivais, Pontetoska o Fuentes, como los grandes creadores. Y a los grandes creadores como Salvador Elizondo, Arreola, y otros medio grandes como R. Heredia, pasan en proporción, desapercibidos, sólo haciéndosele justicia a Rulfo por la razón de salir barato al haber escrito poco. Entonces nos tenemos que tragar ese puto estilito de escuela rural donde nos enseñan de la nación, de los héroes y de la moral patertotémica, donde el escritor puede hacer exactamente cuanta cosa impúdica se le ocurra, como caminar del brazo al lado de un organgután, pero el lector, debe conservar su moral íntegra, no debe tener malos pensamientos y debe comprender que la emisora de mensajes no es sólamente creadora, sino más que Dios, pues es dadora de creación, es decir, es lo inaudito, ¡el nombre de un concurso! Y para que concursar hoy, si -como dijera mi suicida amigo Fernando Paredes- cualquier cosa que hagas la subes a la red y en 5 minutos está a la orden de quien la busque en el mundo, no se necesitan los concursos. El mundo de olor a beca, es del pasado, Fuentes fue con perdón de los presentes, uno de los que más olían a beca, con lujo de paradoja, guarda celosamente la explicación de porque no recibió el nobel, en cada una de sus letras, y toda esa generación-camada-cochornosa prebabyboomeriana, no es otra cosa que un despilfarro de dinero a favor de unas cuantas letras, mal acomodadas y de poco valor literario. Ya viene una "nueva" generación de escritores televisa ya más babyboomeriana, que ahora nos explican los conceptos no de la revolución, sino del estado posterior que aún sufrimos, nos dan una nueva moral y mucha, pero mucha porquería escrita. Y así, siempre vamos atrasados. Perdón, pero así es.

    ResponderEliminar

Gracias por tu lectura y por tu paciencia. Los comentarios para los apuntes que tengan más de dos días requieren moderación.