sábado, 20 de noviembre de 2010

Zapata muere en una bolsa de piel este antiveinte de noviembre de 2010

La estación de trenes Grand Central en NY
Mientras el hombre más injusto del mundo (a decir de la revista Forbes, Carlos Slim, pues es el hombre más rico en un planeta sembrado de miserables) invierte sus millones simultáneamente en las tres campañas presidenciales de los tres grandes partidos políticos,  este año en México se celebra una competencia por demostrar qué tanto es posible declarar inexistente o a ver quién desvirtúa más la Revolución de 1910.  Para tal efecto se han desplegado numerosos y memorables esfuerzos, incluyendo la fabricación de un monigote llamado Coloso que desfiló por el Zócalo, hasta declaraciones, artículos, columnas y libros de académicos, periodistas, escritores y conductores de medios de comunicación afirmando que todo lo ocurrido en 1910 fue una vil patraña, o que hay que reclasificar la Revolución como revuelta local y darle su lugar vacante a la Guerra de los Cristeros;
o que, como dice un historiador educado en Standford y entrevistado por Ariel Ruiz en Milenio semanal, mientras ocurría "nadie se enteró" (por lo tanto, lo que atestiguaron los abuelos de muchos de nosotros y que nos contaban, tampoco es cierto: hay que escribir el libro Las mentiras de nuestros abuelos, y decir que mis abuelas, por ejemplo -una de las cuales conoció a Carmen Serdán mientras otra huía de Pancho Villa, a cuya hermana se quería "robar" porque era muy bonita-, son pamplinas). Pero en esto, como en muchas otras contiendas y batallas, les ganaron los norteamericanos: esta semana, en los exquisitos puestos de temporada otoñal de la estación de trenes Grand Central de Nueva York (ver foto izquierda superior), me encontré un grito convertido en marca de bolsas de piel y accesorios de ropa para mujer: Viva Zapata!, así, sin signo de exclamación inicial.

     Me acerqué atendiendo el llamado de mi propia novela, La lágrima, la gota y el artificio, que habla sobre la banalización y la comercialización de los acontecimientos históricos. Una rubia y sonriente joven tipo modelo de Vogue se encargaba del puesto.
    Hi! How much?
   That's one hundred respondió, señalando la bolsa Viva Zapata! más pequeña—. It's very colorfoul.
    —Yes! I know.
"Viva Zapata! Bags, Clothing & Much More"
Los puestos donde se venden las bolsas Viva Zapata!
    Zapata es una marca muy colorida.

1 comentario:

  1. Very good article. I certainly love this site. Stick with it!



    my web site search engine

    ResponderEliminar

Gracias por tu lectura y por tu paciencia. Los comentarios para los apuntes que tengan más de dos días requieren moderación.